Fact Checking

El chequeo de lo que dicen los políticos y otras figuras públicas, incluso los medios de comunicación, es un formato de periodismo muy extendido y con un nuevo impulso con el concepto de posverdad. El primero fue FactCheck.org y luego salieron otros muy ingeniosos como PolitiFact. En Argentina, Chequeado es el exponente.

Los sitios dedicados a la verificación de datos abarcan los cinco continentes y son más de 60 activos dice un estudio de la Universidad de Duke. Estos medios, casi todos plataformas digitales, califican la exactitud de las declaraciones de los políticos. Algunos de estos ejemplos apuntan solamente a las elecciones para corroborar las afirmaciones de los candidatos.

“En la era digital, los periodistas se dieron cuenta que tienen que hacer algo más que sólo que repasar los principales puntos de la conversación política. Necesitan contarle al público qué es verdad y qué no”, dijo Bill Adair, de PolitiFact, el sitio fact-checking que ganó el Pulitzer -un proyecto del Tampa Bay Times-. Además, Aidar destacó que el desafío para estos sitios es encontrar un modelo de negocio sostenible. Es decir, casi todos están bajo el paraguas de organizaciones de medios o fundaciones grandes.

Caja de herramientas

El boom del fact checking en América Latina: aprendizajes y desafíos del caso de Chequeado (descargar). Una compilación de trabajos sobre la importancia del fact checking, y por lo tanto el periodismo, para la democracia.

La edad de oro del fact checking (descargar). Un interesante trabajo que repasa los orígenes de la disciplina, el desarrollo en distintas partes del mundo y la llegada a España.

Periodismo innovador (descargar). El nuevo ebook del Knight Center le dedica tres capítulos al periodismo de fact checking: páginas 61-63, 68-72 y 73-76.

Video. La directora de Chequeado, Laura Zommer, explica cuál es el trabajo que realizan y cuál es el método para lograr el objetivo de verificación del discurso público.